Más allá del gran protagonismo y poder con el que cuenta Higuera en estos momentos en Chivas, deberá mantenerse en el gusto de Jorge Vergara por más de dos años antes de ser despedido, tal y como lo marca el promedio de un dirigente rojiblanco.
El nombre de José Luis Higuera representa una de las figuras más polémicas que hayan pisado el redil del Rebaño en la era Vergara como dueño del equipo, ya que en su corto tiempo, sus polémicas y enfrentamiento han resultado incómodos para un amplio sector de la afición rojiblanca y hasta de la prensa a nivel nacional.

Polémico y con mucho poder por el momento, José Luis Higuera ha sido el directivo que más se ha confrontando con la afición del Guadalajara y aunque parece ser un hombre de todas las confianzas de Jorge Vergara, la historia dice que en los casi 14 años del mandamás del Rebaño los directivos, 19 en total, no duran en su puesto más de 2 años en promedio.

El que participó junto a Jorge Vergara en un periodo más elevado es Néstor De la Torre con seis años y el último título de liga del equipo, a quien Vergara Madrigal ya despidió en dos ocasiones.

El también dueño de Coras Tepic comenzó a convertirse en en personaje incómodo desde antes de arrancar el Apertura 2015, al meterse en terrenos de Néstor De la Torre como presidente deportivo en Chivas; fue precisamente en septiembre del año pasado cuando a días de la destitución de José Manuel De la Torre; el propio Néstor renunció a su cargo y ventiló a los medios de comunicación la manera de trabajar de Higuera.

Ahí se dieron a conocer cosas en las que Higuera tuvo injerencia aún con la figura de Néstor como presidente deportivo. Una de ellas fue tratar de arreglar el préstamo de Carlos Fierro al Querétaro en el Draft de futbolistas, transferencia que de la Torre deshizo. En el mismo Draft, Higuera le ordenó a Mariano Varela, Director de Operaciones del Chivas, mandar a varios jugadores a Coras Tepic, equipo del que Higuera es dueño. De la Torre también aseguró que un principio Higuera le comentó no conocer a Matías Almeyda, pero al final éste lo llevo hasta su casa para negociar su contrato con el Rebaño.

Higuera ha hecho de su cuenta de Twitter algo más que un espacio de interacción con a gente y de expresión de sus opiniones. Ha sido una herramienta para lo mismo realizar encuestas que en ocasiones ingresan al terreno de decisiones deportivas, que para confrontarse con la afición.
Tal y como ocurrió con la encuesta en la que invitó a la gente a votar por un nuevo portero para el equipo.

Semanas después declarando que el histórico goleador del equipo Omar Bravo ya no entraba en planes, al que contradijo lo expresado por el director técnico Matías Almeyda.
Uno más de los movimientos polémicos de este directivo, fue el despido abrupto de Jaime Ordiales a quien le hizo saber que los cambios en el Rebaño darían más poder al estatega Matías Almeyda y que la figura de presidente deportivo ya no se aplicaría en Guadalajara.

Además de sus constantes polémicas con algunos comunicadores de la cadena TVC Deportes, con Carlos Albert a quien llamó enfermo terminal al que hay que dejar morir en paz, y su reciente declaración en la que ofendió al ex futbolista Daniel Braylovsky y a la comunidad judía en nuestro país.

Quizá la polémica y dichos más contundentes de Higuera fue la declaración en la que en defensa de la plataforma Chivas TV, “Nosotros (Chivas) no somos el gobierno para darle diversión al pueblo gratis. El mundo del futbol vive del negocio”

Una reacción de la afición chiva ante este directivo, se dio en la presentación del nuevo jersey del equipo, donde al salir a ofrecer un discurso, Higuera fue abucheado por el respetable.

Higuera por ahora goza del apoyo de Jorge Vergara, pero su serie de decisiones y su manera de conducirse podría desencadenar en una baja más en el organigrama de Chivas, aunque por las características del propio CEO de Omnilfe y Vergara Madrigal en un nuevo episodio bochornoso en el seno del Guadalajara.
Con informacion de publimetro.com.mx