Peligroso, cauto y veloz, así es como se define a la “Pantera Negra”, un apodo digno de ti, que enaltece tus características y detalla tus cualidades, hoy, el mundo del futbol se rinde a tus pies para decirte ¡Gracias, Eusebio!

Durante toda mi infancia escuché a mi padre hablar de leyendas del futbol, los nombres de Hugo Sánchez, Alfredo Di Stéfano, Ferenc Puskas y “El Rey” Pelé formaban parte de su lista, “…pero como olvidar al próximo heredero del “Rey”, la famosa ‘Pantera Negra’ portuguesa…” mencionaba, poco entendía de lo que me hablaba, pero recuerdo como lo disfrutaba.          

Después de casi 20 años, puedo entender esa sonrisa de jubilo que le robaste a mi padre y a millones de aficionados más, Eusebio Da Silva Ferreira, el jugador que comenzó el camino del éxito en tierras lusitanas, que fungió como ejemplo de jóvenes como Luis Figo y Cristiano Ronaldo, que marcó un legado en la historia y que jamás será olvidado.

Lisboa fue testigo de una leyenda que se posaba a los pies del Estadio de la Luz, donde demostraste tu grandeza al obtener 11 campeonatos portugueses de Liga y 5 más de Copa, no obstante ilusionaste a millones de lusitanos en el Mundial de Inglaterra 1966, donde obtuviste un condecorado 3º lugar, convirtiéndote en el máximo goleador con 9 dianas.    
Con tan sólo 20 años, ya sabía que era ganar una Copa de Europa frente al Real Madrid del imperioso Alfredo Di Stéfano, no conforme con eso fuiste nombrado ‘Jugador Europeo’ del año en 1965, junto con esto llegaron las dos ‘Botas de Oro’ (1968 y 1973), así como tus imbatibles récords como máximo goleador de la Liga Portuguesa 6 años consecutivos y uno más en 1973.    

Hoy, sólo nos queda darte las gracias por tantos años maravillosos llenos de futbol, por tu ambición deportiva, por tu garra y olfato de gol, por deleitarnos con jugadas espectaculares y sobre todo por amar este deporte.


Descansa en Paz “Pantera Negra”.